La obtención y manejo de la información generada en tiempo real es clave para definir la eficiencia de las aplicaciones. Ahora se suman datos agrometeorológicos.

Pulverizadoras: cómo y cuándo aplicar

La instalación de una estación meteorológica al equipo pulverizador puede marcar la diferencia entre aplicar y no aplicar.

El desarrollo tecnológico de las maquinarias agrícolas apunta a la optimización de los recursos. A las aplicaciones de los agroquímicos se le suma el registro de los datos meteorológicos. En este sentido, el Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar –Buenos Aires– desarrolló un sistema que transmite en tiempo real si existe o no riesgo de deriva y decidir si continúa o detiene la pulverización.

Andrés Moltoni, del Laboratorio de Electrónica del Instituto de Ingeniería Rural delINTA Castelar, explicó que “esta herramienta fue pensada para monitorear la calidad de las aplicaciones y reducir los riesgos de deriva en zonas periurbanas. De esta manera, el operador tiene la información necesaria para tomar la decisión de suspender o detener las aplicaciones de agroquímicos en las cercanías de los pueblos”.

El sistema desarrollado permite la transmisión en tiempo real de las variables relevantes para la aplicación de agroquímicos. A esto se le suman los datos agrometeorológicos que son registrados por una pequeña estación meteorológica incorporada al sistema y al equipo pulverizador.

“Todos los datos son enviados –señaló Moltoni– en tiempo real, por GPRS a un servidor centralizado que permite el monitoreo instantáneo y la posterior auditoria de todas las variables de una o varias máquinas pulverizadoras”. Con esta información se puede establecer el riesgo de deriva de los agroquímicos y tomar una decisión respecto a continuar o no la aplicación.

De acuerdo con Gerardo Masia, del Laboratorio de Pulverizaciones de ese Instituto de INTA, “a los avances de los últimos años se suman las nuevas herramientas generadas por la electrónica, la computación y la telemetría: sistemas de guiado y software de conteo de gotas, entre otros”.

Los operadores de las máquinas de nueva generación requieren de un manejo en tiempo real de toda la información necesaria para una aplicación sin riesgos: un manejo abusivo, inadecuado o irresponsable puede generar efectos nocivos sobre la salud de los aplicadores, de los consumidores, del ambiente y de la sociedad en general.

La estación meteorológica en detalle

Es un aparato de tamaño reducido, protegido por una carcasa compacta a prueba de rayos ultravioletas, impermeable y resistente a los agroquímicos. No tiene partes móviles y registra variables meteorológicas como: temperatura del aire, humedad relativa, delta T, punto de rocío, factor de enfriamiento por el viento, presión barométrica, velocidad y dirección del viento aparente, velocidad y dirección verdadera del viento mediante transductores ultrasónicos, sumado a la velocidad y dirección del vehículo por GPS o dispositivos de posicionamiento global.

El equipamiento cuenta con sensores conectados a la máquina, una estación meteorológica instalada en la pulverizadora y un hardware centralizador que posee conectividad GPRS (Celular) para la transmisión de datos en tiempo real. “En caso de no poseer cobertura celular, el hardware almacena los registros y cuando la máquina ingresa a una zona con servicio, se transmiten todos los datos almacenados”, indicó Moltoni.

En 2011, el Monitoreo remoto de pulverizaciones recibió el primer premio a la innovación tecnológica, en la categoría Innovaciones de Origen Nacional-Agricultura de Precisión.

“Mediante un convenio de vinculación tecnológica con la empresa Gustavo Casal y Cía. S.R.L. logramos desarrollarlo e instalarlo en las pulverizadoras. El próximo paso será la comercialización”, aseguró el investigador del laboratorio de electrónica.