Ramiro Cid, del Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar, puntualizó sobre la importancia del manejo adecuado y uso responsable de los agroquímicos.

La capacitación es clave en las aplicaciones de fitosanitarios

El control químico racional es la actual base de la protección vegetal sin que existan, al momento, herramientas que puedan reemplazarlo en toda su magnitud. Sin embargo, en algunos casos, un manejo abusivo, inadecuado o irresponsable puede generar efectos nocivos sobre la salud de los aplicadores, de los consumidores, del ambiente y de la sociedad en general. Es por ello que esta actividad debe ejercerse en un marco de uso racional, responsabilidad, conocimiento y control. La base de todo ello es una adecuada formación.

Dentro de este contexto de capacitación permanente y de intercambio de conocimientos y experiencias, el INTA ha sido desde su creación un referente central. Cuentan en ello su larga trayectoria y las ventajas de disponer con una amplia distribución geográfica, lo que genera una cobertura nacional, sustentada con especialistas en cada uno de los temas que hacen a la producción agropecuaria.

Una de las respuestas más frecuentes al consultar a productores o empresas agropecuarias sobre los factores que limitan el desarrollo de sus actividades es, sistemáticamente, la dificultad para conseguir mano de obra calificada para determinadas tareas.

Las actividades relacionadas con la aplicación eficiente de agroquímicos no escapan a esta realidad. Muy por el contrario, por la complejidad de los diferentes factores que interactúan en la misma, probablemente se trate de una de las ramas de la producción vegetal más afectadas por este inconveniente.

Además de los aspectos que tradicionalmente deben ser considerados para lograr resultados positivos (condiciones ambientales –humedad, temperatura, vientos, inversiones térmicas–, reconocimiento adecuado de la plaga o enfermedad y su ubicación, manejo de las condiciones de seguridad personal y ambiental, empleo de coadyuvantes, calidad del agua utilizada, necesidad de cobertura de la aplicación, riesgos de deriva, etc.), se suman en los últimos años las nuevas herramientas generadas por la electrónica, la computación y la telemetría: sistemas de guiado, software de conteo de gotas, criterios de manejo sitio específico y aplicaciones en dosis variable y obtención y manejo de la información generada en tiempo real. Los conocimientos se generan y avanzan en forma tan rápida que en pocos años se tornan obsoletos, obligando a una constante actualización.

Cid: "A los avances de los últimos años se suman las nuevas herramientas generadas por la electrónica, la computación y la telemetría: sistemas de guiado y software de conteo de gotas, entre otros".

A este cúmulo de conocimientos se debe sumar la necesidad de generar en los operadores un alto nivel de pensamiento y análisis crítico que les permita evaluar cada aplicación en particular, a los efectos de elegir y manejar adecuadamente las mejores herramientas que el caso requiere.

El Primer Seminario de Nacional de Tecnologías de Aplicación de Fitosanitarios “Hacia Aplicaciones Sustentables y Efectivas” (HASE), a realizarse en Las Parejas –Santa Fe– del 9 al 11 de agosto de 2011, organizado por el Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar, la Fundación Cideter y con la adhesión de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas, constituye un paso relevante hacia el logro de estos objetivos. Allí serán analizados exhaustivamente la mayoría de los aspectos que hacen a la eficiente pulverización de fitosanitarios, se podrán conocer y evaluar diferentes equipos y componentes electrónicos de las principales marcas disponibles en el país e intercambiar experiencias producto de las investigaciones nacionales y extranjeras con aplicadores comerciales y profesionales especializados vinculados al sector.