Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Ganadería y Planteo Mixto

 
 

INTA Rafaela / Pergamino

Una buena dieta para el verano: Moha

 
La “moha” posee buen poder de rebrote, valor forrajero y permite que el ganado obtenga hasta un kilo de peso por día.

“El cultivo de moha es muy interesante porque nos permite tener forraje de buena calidad y en un período corto”, indicó Juan Mattera, especialista en pasturas y forrajes conservados del INTA Rafaela –Santa Fe–.

“Se trata de un cultivo de fácil implantación, precoz, de buen rendimiento de materia seca por hectárea, alta palatabilidad –sabor y textura– y buen valor nutritivo, además de ser resistente a la sequía y altas temperaturas”, explicó Pedro Rimieri, especialista en genética vegetal del INTA Pergamino –Buenos Aires–.  

En la región central de Santa Fe, su uso principal es para henificación. “El cultivo de moha se caracteriza por tener un ciclo muy corto, a los 55-60 días de la siembra se puede guardar en fardos o rollos como heno para el invierno con las plantas en prepanojamiento o panojamiento”, expresó Mattera.

Al inicio del panojamiento, se alcanzan entre 5.000 y 7.500 kg de materia seca por hectárea y valores promedios aproximados del orden del 40% de hojas, 10% de proteína bruta y 60% de digestibilidad.

Según Mattera, “el mejor momento para henificar esta especie es el inicio de panojamiento, ya que se combinan una elevada producción de forraje, buen contenido de hoja en relación a tallo y panoja, valores aceptables de proteína bruta y digestibilidad de la materia seca”.

La época de siembra es desde mediados de octubre y durante noviembre y diciembre, con una densidad de siembra recomendada entre 15-20 kg de semilla por hectárea y una distancia entre hileras de siembra de 17,5 a 20 cm. Es un excelente productor de forraje de buena calidad y se han medido ganancias de hasta un kilo por animal por día.

“La respuesta a la fertilización nitrogenada ha sido variable en distintos años, hemos observado que en años más húmedos aumenta significativamente la producción, mientras que en años un poco más secos la respuesta a la fertilización fue más errática”, indicó Mattera.

Por lo corto de su ciclo permite una doble siembra en verano: “Si uno siembra a mediados de octubre se puede cortar para hacer rollo a mediados de diciembre lo que permitiría, por ejemplo, hacer un maíz de segunda”, destacó el especialista.

Otra de las características de esta pastura de verano es que deja un buen rastrojo para el cultivo consecutivo y excelentes condiciones de suelo para la implantación de otoño-invierno.

En esta línea de trabajo, el INTA posee germoplasma altamente adaptado y probado a través de los cultivares Carapé INTA y Yaguan INTA. “Mediante un convenio con la empresa Cereagro S.A. se está concretando el desarrollo de nuevos cultivares mejorados de Moha, con la base de las variedades tradicionales”, afirmó Rimieri.

Más información:

Juan Mattera, INTA Rafaela

jmattera@rafaela.inta.gov.ar

 

Pedro Rimieri, INTA Pergamino

primieri@pergamino.inta.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información