Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Marcos Juárez

Más información sobre principales enfermedades foliares en trigo

 
En el anterior número el Ing. Enrique Alberione presentó información de incidencia de enfermedades del cultivo de trigo como mancha anaranjada y mancha amarilla. En este informe amplía sobre manejo y control de estas y otras patologías incluyendo sugerencias respecto al control químico.   

La actual campaña de trigo está presentando condiciones óptimas de crecimiento en los cultivos, notablemente con clara mejoría del estado general  a partir de las condiciones ambientales que se presentaron a partir del comienzo de la estación primaveral. Luego de un invierno caracterizado por un importante número de días con temperaturas mínimas por debajo de 0ºC y con condiciones leves de estés hídrico según zonas, hubo una reversión a condiciones ambientales altamente favorables para los cultivos como consecuencia de las precipitaciones generalizadas en las distintas subregiones trigueras desde mediados de septiembre en adelante. 

En cuanto al aspecto sanitario se ha observado hasta la fecha, en general bajos niveles de incidencia de enfermedades aunque las condiciones ambientales son favorables para su expresión. Roya de la hoja (Puccinia triticina) y mancha amarilla (Drechslera tritici repentis) han sido observadas sobre cultivares susceptibles pero en infecciones incipientes, por lo general, detectadas en los estratos foliares inferiores. En muchos casos el desarrollo vegetal ha impedido a la enfermedad alcanzar las hojas superiores fundamentalmente en lo que se refiere a mancha amarilla. Por su parte las condiciones de precipitaciones han resultado algo desfavorables al establecimiento definitivo de roya de la hoja puesto que  precipitaciones de mediana intensidad pueden provocar “lavado” de pústulas  con arrastre de esporas hacia el piso. La disminución temporaria de la temperatura tampoco favorece a su establecimiento. Bajo esta situación  particular el patógeno debe comenzar nuevamente con su ciclo infectivo con lo cual retrasa su establecimiento definitivo sobre el cultivo. 

Los cultivos en general presentan un estado de desarrollo muy bueno, con buena producción de macollos. Transcurrida la primera quincena de octubre muchos cultivos se observan espigados y en comienzo de antesis. Esta situación y con pronósticos de ocurrencia de nuevas lluvias, con incremento gradual de la temperatura, puede resultar altamente favorable al desarrollo de Fusariosis de la espiga (Fusarium graminearum). Este patógeno requiere para generar infección en la espiga, penetrar a través de las anteras disponiendo de períodos con persistencia de alta humedad relativa ambiente (al menos por 48 a 72 horas) y temperaturas superiores a 24ºC. La condición de inexistencia de resistencia en los cultivares comerciales hace imprescindible como único manejo de la enfermedad  contemplar la aplicación de fungicidas para su control. Considerando la necesidad de tener que aplicar fungicidas también para controlar enfermedades de hoja, deberá atenderse de manera especial la recomendación del o los productos a emplear. 

La aplicación de productos mezclas (estrobilurinas más triazoles)  y triazoles  son eficaces  para el control de roya de la hoja y mancha amarilla en sus dosis  recomendadas. Tratándose de Fusariosis de la espiga el control deberá ser con carácter preventivo con protección química de las anteras evitando de esta manera que el patógeno infecte y colonice estos tejidos. No se recomienda en este caso la aplicación de fungicidas mezclas de estrobilurinas más triazoles  puesto que no tienen control sobre la enfermedad. Por el contrario los productos recomendados son triazoles y bencimidazoles y/o sus mezclas.

En todos los casos será necesario atender a factores que tienen que ver con la calidad de aplicación, no sólo ambientales sino también operativos.  

En años como estos, de óptimo desarrollo de los cultivos con presencia de canopeos cerrados por alta follosidad, puede  resultar dificultoso, aún con aplicaciones bien dirigidas llegar hasta  los estratos inferiores pretendiendo un  óptimo control de las enfermedades. Si bien quedarán protegidas las hojas superiores, pueden no quedar protegidas de igual manera las hojas basales que como se ha observado hasta ahora alojan a las enfermedades mencionadas. 

Es recomendable en estos casos además de la correcta aplicación, el uso de tarjetas hidrosensibles que permitan conocer la eficacia de la aplicación medida por puntos de impacto y tamaño de gotas.

Autor: Ing.Agr. Enrique Alberione. EEA INTA Marcos Juárez. 03472-425001 int. 129. 

E-mail: ealberione@mjuarez.inta.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información