Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Ganadería y Planteo Mixto

 
 

INTA Castelar

Una inyección de calidad

 

Ante un mercado de exportación de carne, cuyas barreras sanitarias son cada vez más exigentes, el INTA busca soluciones biotecnológicas para controlar y erradicar las enfermedades que afectan a la producción ganadera.

“Las nuevas herramientas moleculares que aporta la biotecnología brindan posibilidades ilimitadas a los ‘viejos’ problemas de la producción y la salud animal”, explicó la directora del Instituto de Biotecnología del INTA, Elisa Carrillo, quien destacó que el diagnóstico y la epidemiología molecular de las enfermedades infecciosas y su control así como la disposición de animales mejorados, más resistentes o mejor adaptados al medio, “pueden ser una realidad a corto plazo”.

La biotecnología, conjuntamente con la biología molecular y celular, la bioquímica, y la inmunología molecular, logró avances sobresalientes en el sector agropecuario, entre los que se encuentra el mejoramiento asistido por marcadores moleculares, la biorremediación de ambientes degradados y la prevención y control de enfermedades infecciosas.

En este último aspecto, el INTA trabaja en el diseño de nuevas vacunas basadas en “virus modificados que llevan genes foráneos o secuencias integradas en posiciones que no son esenciales para la replicación viral”, explicó el coordinador del proyecto Desarrollos biotecnológicos para el control de enfermedades infecciosas en animales de interés económico, Ángel Cataldi.

Según agregó, “otras estrategias se basan en bacterias atenuadas por mutaciones dirigidas y programadas o en micropartículas construidas para llevar antígenos recombinantes sin afectar en ningún caso su potencial inmunogénico”.

Actualmente, esos trabajos se centran en el control de enfermedades de los rodeos –como la tuberculosis bovina (TBB) y la brucelosis– que afectan también la salud humana, y limitan el desarrollo y la comercialización de la producción de carne a escala internacional.

Si bien los resultados del uso de estas vacunas ya fueron testeados en el laboratorio con “muy buenos resultados”, aún hay que continuar la investigación para lanzar al mercado un producto que cumpla con las reglamentaciones sanitarias y cuya efectividad sea indiscutible.

El diseño racional de una vacuna requiere conocer profundamente las bases de la respuesta inmune protectora frente a cada patógeno particular para aplicar estos conocimientos al diseño de los inmunógenos y así lograr su máxima efectividad.

Por ejemplo, el bacilo causante de la TBB cuenta con unos cuatro mil genes, muchos de los cuales tienen que ver con su ciclo vital, “pero si conocemos cuáles son aquellos no esenciales que se activan en una infección y los eliminamos, la bacteria será menos agresiva para el animal y mantendrá los antígenos relacionados con la inducción de la respuesta inmune protectora para construir, así, un inmunógeno ideal”, explicó Cataldi.

Cuidados regionales

A escala regional, las pérdidas económicas ocasionadas por enfermedades en los rodeos también constituyen una preocupación.

De hecho, la producción bovina en el Mercosur se considera una importante fuente de divisas para la soberanía alimentaria de países como Uruguay, Brasil, Paraguay y Argentina, quienes poseen más de 200 millones de cabezas.

La investigadora del INTA Castelar, María Isabel Romano, coordina un proyecto de biotecnología del Mercosur que busca el diseño de vacunas vivas atenuadas contra TBB y paratuberculosis, así como el diagnóstico simultáneo de diferentes enfermedades que afectan al ganado bovino.

Proyecciones realizadas por organismos internacionales afirman que para 2020 se espera un aumento significativo de la producción agropecuaria de estos países –especialmente en productos de origen animal– debido a la disponibilidad de tierras, granos y recursos acuíferos suficientes para su explotación.

“Los países de la región y sus productores pecuarios reconocen la importancia de que sus recursos ganaderos gocen de buenos niveles sanitarios como condición para tener una industria rentable que genere productos de buena calidad alimenticia e inocuos que no transmitan enfermedades a los países con los que tienen relaciones comerciales”, resumió la especialista.

Más información:
Ángel Cataldi, INTA Castelar
acataldi@cnia.inta.gov.ar
 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información