Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Oliveros

Riego fácil en cultivos extensivos. Un nuevo software permite conocer diariamente la disponibilidad hídrica en el suelo.

 

“Cuándo y cómo regar” fue la pregunta que inspiró a José Andriani, especialista en dinámica del agua del INTA Oliveros –Santa Fe–, a desarrollar una herramienta para conocer el estado hídrico del cultivo. “No es un simple balance de agua, este software tiene en cuenta la capacidad de almacenaje de agua en el suelo, la tasa de crecimiento de las raíces, la demanda atmosférica, el coeficiente de cultivo, el escurrimiento de agua superficial y la reducción de la evapotranspiración por deficiencia de agua”.

La disponibilidad hídrica de un cultivo es un parámetro de gran importancia en los sistemas agrícolas con riego suplementario: “Bahícu –balance hídrico en cultivos extensivos– es una aplicación que permite predecir el momento de entrada en estrés hídrico de la planta. Esto quiere decir que día a día el productor conocerá cuál es el estado hídrico de un cultivo, y en base a eso tomar decisiones”, explicó Andriani.

Para Andriani, “Bahícu facilitará la toma de decisiones de cuándo y cuánto regar en los sistemas agrícolas con riego suplementario y ayudará en las alternativas de manejo en sistemas agrícolas de secano”. Y agregó: “Es una herramienta ágil que permitirá conocer diariamente el contenido de agua disponible para los cultivos y las necesidades de los mismos. El productor podrá determinar momentos de aplicación de fertilizantes, si tiene o no que aplicarlos, incluso cuando tenga que aplicar herbicidas”.

Hoy está validado para la región núcleo sojera. “Por ahora tenemos una primera versión, con información almacenada de descripciones de series de suelo, capacidad de almacenaje de esos suelos hasta los dos metros de profundidad, tasas de crecimiento de raíces y coeficientes de cultivo para trigo, soja 1ª, soja 2ª, maíz y girasol, pero la idea es ir ajustándolo a otras áreas, con climas y suelos diferentes”, indicó.

Bahícu requiere una carga de contenido inicial de agua en el suelo, evapotranspiración potencial diaria (ETP), lluvias y riegos diarios, pendiente y cobertura superficial del suelo.

Más información:
José Andriani, INTA Oliveros
jandriani@correo.inta.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información