Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Pergamino

Alerta: gusano blanco en trigo y maíz

 

Puede afectar los rendimientos hasta un 50% y la siembra directa le provee condiciones favorables para su desarrollo. Cómo detectarlo.

Con el inicio del período de siembra de trigo y maíz, técnicos del INTA advirtieron sobre la importancia de iniciar los muestreos de suelo para detectar la presencia de gusanos blancos o bichos toritos. La siembra directa, que llegó hace unos años para reconciliar la agricultura con la naturaleza –a partir de producir sin degradar el suelo y mejorar el aprovechamiento de las lluvias–, provee condiciones favorables para el desarrollo de este insecto: como no se remueve la tierra, los gusanos no quedan expuestos a ser comidos por los pájaros.

“El gusano blanco (Diloboderus Abderus) es un insecto polífago cuya larva se alimenta fundamentalmente de semillas, raíces y plántulas de trigo y maíz”, explicó Maximiliano Spinollo, coordinador de la Unidad de Extensión y Experimentación Adaptativa del INTA Venado Tuerto –Santa Fe–. El técnico explicó que ese insecto es un habitante natural de la tierra, pero prolifera en los suelos que no se remueven y en ambientes cálidos y húmedos. Según Spinollo, si se levantan capas superficiales de suelo pueden observarse “perforaciones efectuadas por los gusanos blancos del bicho torito: esto señala infestación, lo que deberá confirmarse con el muestreo en profundidad”.

Por otra parte, investigaciones realizadas en INTA Pergamino –Buenos Aires– indican que “poblaciones de cinco larvas de bicho torito por metro cuadrado pueden causar una merma de 10 a 11% de rendimiento en trigo”, indicó Nicolás Iannone entomólogo del INTA Pergamino, mientras que “poblaciones de 30 larvas por metro cuadrado pueden provocar pérdidas de 70 a 90% en el cultivo de trigo”. Iannone agregó que, “a partir de fines de agosto y fundamentalmente en septiembre, cuando comienza a aumentar la temperatura, se reinician los fuertes daños, y en muchos casos se puede llegar a observar muerte del tallo principal o de toda la planta”.

La identificación y muestreo del gusano debe efectuarse antes de la siembra de los cultivos –mayo a septiembre–. “Si la brosa no es muy abundante, la observación de la presencia de montículos de tierra después de una lluvia en una cantidad mayor a tres montículos por metro cuadrado, estaría indicando la posibilidad de control. En momentos de pre-siembra de maíz, habría que chequear si esos montículos responden a la acción de larvas de bicho torito, o bien si los montículos son producidos por grillo”, detalló.

Para evitar tomar decisiones equivocadas, Iannone aclaró que no debe asumirse que el gusano blanco equivale al bicho torito: “Los gusanos blancos son un complejo de especies (más de 10), y en cambio el bicho torito es una especie del complejo, no sólo la más importante sino la única que afecta al trigo”.

Para maíz se sugiere un umbral de 5 a 6 larvas por metro cuadrado. “Los tratamientos en semillas se presentan como alternativa de control de tipo preventivo, ya que pueden representar una reducción del 90% en los productos empleados”, destacó Spinollo.

Más información:
Nicolás Iannone, INTA Pergamino
perent@correo.inta.gov.ar

Maximiliano Spinollo, INTA Venado Tuerto
maxx@powervt.com.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información