Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

CIMMYT (Centro Internacional para Mejoramiento de Maíz y Trigo)

Saraguro: Haciendo milagros con pequeños presupuestos en beneficio de los pequeños productores de Ecuador

 

La agricultora María Alegría Vermeo Namicela, de la aldea Gañil Zunín en la zona de Saraguro, se detiene a pensar antes de responder al especialista en cereales ecuatoriano Jorge Coronel, quien le ha pedido su opinión sobre el uso de pasto del Brasil (Phalaris tuberoarundinaceae) para ayudar a detener la erosión en las empinadas laderas de la zona y como forraje para los cuyos, unos mamíferos pequeños que los habitantes andinos crían por su carne y para generar ingresos. Vermeo y su marido fueron líderes locales bajo el proyecto Saraguro.

Un proyecto con 13 años de duración y menos de US$ 600,000 de financiamiento genera millones de dólares en beneficios al entregar variedades mejoradas y prácticas agronómicas directamente a los pequeños productores de un valle remoto en el sur de Ecuador.

Este modesto proyecto, que se prolongó de 1995 a 2008, al final generó dos millones de dólares en utilidades ––monto varias veces mayor que el presupuesto total del proyecto–– para las familias campesinas que viven en el remoto valle de Saraguro en Ecuador, según el informe final del proyecto. Participaron en el proyecto y recibieron semilla mejorada y apoyo técnico de parte del CIMMYT, el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA) y el Centro Internacional de la Papa (CIP), miles de familias que viven en 21 comunidades mayormente indígenas. El proyecto fue financiado por INIA-España y CIDA-Canadá, y dirigido por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIAP) del Ecuador, entidad que también llevó a cabo las actividades del proyecto a nivel comunitario.

“Comenzamos con un solo agricultor que adoptó una variedad mejorada de cebada, pero con los años, logramos la participación de más de 3,000 familias”, comenta Jorge Coronel, quien dirigió el proyecto y quien, la mayor parte del tiempo que éste duró, vivió y trabajó en una casa de dos piezas con bodega localizada cerca de la plaza de la aldea de Saraguro. “El ingreso promedio de las familias participantes se elevó de 1.2 a 3.0 dólares al día al dejar su sistema tradicional de producción para adoptar las variedades y prácticas agronómicas mejoradas que se promovieron en el proyecto”.

Las vistas andinas en la región de Saraguro son espectaculares, pero también son indicadoras de los problemas que sus habitantes enfrentan al tratar de establecer líneas de comunicación y transporte con mercados y centros urbanos.

 

Diversificación, utilidades, formación de líderes
Con un presupuesto de menos de US$ 30,000 al año, Coronel y el mejorador de leguminosas del INIAP Luis Eduardo Minchala Guamán trabajaron en asociación cercana con centros del CGIAR como el CIMMYT, se ganaron la confianza de contactos locales y aplicaron métodos basados en la participación de los agricultores. Ayudaron a los productores a obtener y sembrar semilla mejorada de cebada, trigo, maíz y papa; a obtener fertilizante y crédito, y a utilizar sistemas de producción más sustentables y diversificados, todo lo cual contribuyó a mejorar sus utilidades, su nutrición y su uso de los recursos naturales. Finalmente, ayudaron a los productores a acceder a mercados donde vender sus productos y a asistir a cursos de tecnología agrícola y organización local. “Queríamos asegurarnos que los logros del proyecto iban a perdurar más allá de la vida del mismo, así que ayudamos a formar una red con líderes campesinos provenientes de cada comunidad, quienes hoy día siguen ensayando nuevas prácticas y compartiéndolas con sus compañeros”, dice Coronel. “Ha sido dramático el incremento de los rendimientos promedio obtenido gracias al proyecto; por ejemplo, en el caso del trigo, productores que en 1995 obtenían 750 kilogramos por hectárea de grano en 2007 cosecharon 2.7 toneladas por hectárea, lo cual equivale a un incremento del 260%”.

Otras mejoras logradas gracias al proyecto incluyen seis reservorios y micro-reservorios de cosecha de agua que permiten hacer riego suplementario, bordos de pasto para controlar la erosión en las empinadas laderas de la región, procesamiento para agregar valor a los productos agrícolas, y mejores instalaciones y prácticas de almacenamiento de granos. “Por lo menos el 50% de las familias en la región ya siembran semilla certificada de sus cultivos, misma que se produce ya sea en el lugar mismo o en la estación experimental del INIAP en Chuquipata, la cual ha contribuido a los logros del proyecto”, dice Coronel.

Los habitantes de Saraguro encuentran los medios para ganarse la vida en sus fincas
Saraguro, considerada una de las zonas más pobres del Ecuador, tiene aproximadamente 31,000 habitantes (la mitad de los cuales son descendientes directos de indígenas) y una topografía escarpada; además, está muy aislada de las principales zonas urbanas. “Estimamos que ahora hay una tasa de emigración de cerca del 25% entre personas de 18 a 35 años de edad, comparado con el 50 a 60% en ese mismo grupo etario en zonas similares del Ecuador”, comenta Coronel. “Pero en cierto momento, cerca de la mitad de los adultos de Saraguro abandonaba la zona cada año para buscar trabajo estacional que le permitiera a sus familias sobrevivir. Ahora hay un número mucho menor de agricultores que dicen que necesitan emigrar, lo cual implica una gran mejoría en la sustentabilidad agrícola y la organización local”.

El arquitecto principal del proyecto de Saraguro fue Hugo Vivar, fallecido científico ecuatoriano que se retiró en el 2000, después de 16 años de servicio en el Programa de Mejoramiento de Cebada del CIMMYT/ICARDA para América Latina, y 9 años de servicio en el CIMMYT.

Para más información: Hans Braun, Director, Programa Global de Trigo (h.j.braun@cgiar.org)

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información