Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

CIMMYT (Centro Internacional para Mejoramiento de Maíz y Trigo)

Dar al mundo el pan de cada día: Presente y Futuro del Trigo

 

Con un incremento de únicamente 0.9% anual, la producción de trigo está quedándose corta con respecto a las demandas de la población mundial que cada año crece a razón de 1.5% o más. Los ajustes de precio en los últimos tiempos, la escasez de grano locales y los disturbios civiles en protesta por estos factores, son un ejemplo de los riesgos que implica la falta de acción respecto a la provisión de cultivos básicos alimentarios como el trigo. Una reciente e importante publicación del CIMMYT reseña los factores limitantes actuales y futuros para el rendimiento de trigo y cómo se pueden generar variedades de alto rendimiento y prácticas agronómicas de conservación de recursos que ayuden a los agricultores a obtener su sustento el día de manaña.

Con la pequeña adición de tierra arable a lo que de ésta queda, según estimaciones de los economistas, los rendimientos de trigo tendrán que aumentar 1.6% cada año para alcanzar los niveles de producción necesarios de este cultivo en 2020. "La agricultura es la base del desarrollo rural y el crecimiento económico en muchos países", opina Hans-Joachim Braun, director del Programa Global de Trigo del CIMMYT. "El trigo en particular aporta 500 kilocalorías per cápita diariamente en los países más poblados China e India y más de 1,400 kilocalorías por persona cada día— alrededor del 66% de la ingesta calórica diaria de una persona— en países como Irán y Turquía. Restaurar el crecimiento de la productividad en las principales zonas productoras de trigo en el mundo es un asunto crucial."

La obra más reciente de una serie de evaluaciones periódicas de la investigación y el desarrollo en torno al trigo, con particular énfasis en los países en desarrollo, la publicación del CIMMYT: Wheat Facts and Futures 2009, plantea en detalle asuntos y tendencias en la agricultura para la producción de trigo.

Las altas temperaturas ocasionarán cambios en las plagas, las enfermedades y los complejos de malezas, un problema para el cultivo de trigo. Como preludio a lo que tal vez pudo haber ya ocurrido, con la aparición en el este de África en 1999—y la subsecuente y veloz propagación y evolución—de una cepa nueva y muy agresiva  de la roya del tallo del trigo. Bautizada como Ug99 por haberse detectado en Uganda, el patógeno y las otras variantes de la roya del trigo están siendo objeto de estudio a escala internacional, por parte de la Iniciativa Borlaug para el Combate de la Roya (Borlaug Global Rust Initiative).

Para poder satisfacer la demanda mundial de trigo, las prioridades de la fitotecnia y ciencias afines en el futuro deberán incluir el rendimiento, y  también habrá que diversificar, para dar respuesta a las demandas del mercado y a las condiciones para la agricultura, sobre todo en los países en desarrollo. Por ejemplo, los caracteres genéticos de calidad en el trigo cobrarán mayor importancia. Los fitomejoradores tendrán que aplicar también marcadores de ADN y herramientas de la biología molecular para avanzar más rápida y efectivamente en la identificación de características como las de rendimiento, tolerancia a sequía, calidad de grano y otras que sean de utilidad. "Estas y otras tecnologías serán fundamentales, ya que los científicos y los formuladores de políticas tendrán que lidiar con el estrés que ocasionarán los aumentos de temperatura y la variabilidad a raíz del cambio climático", explica Braun. Se prevé que las zonas productoras de trigo en las latitudes norte se volverán más calurosas y más húmedas, pero, poco a poco, los trópicos y los subtrópicos serán afectados por el calor y la sequía. "En los sistemas de producción sustentable basados en los principios de la agricultura de conservación también tendrá que revertirse la degradación de los recursos agrícolas, un problema grave que nos afecta hoy en día", continúa. "Por último, los agricultores, el comercio, la ciencia y las políticas deberán vincularse de algún modo para que los beneficios lleguen a todo el mundo."

Wheat Facts and Futures 2009 constituye un llamado para que todo el mundo se ponga en acción uniéndose al sistema internacional de fitomejoramiento de trigo, según Braun. "Nuestro trabajo ya una vez sentó los principios de un fuerte crecimiento en los rendimientos de trigo en el mundo; forjó la Revolución Verde. Ahora debemos dar de nuevo una respuesta.

Braun opina también que, para lograr los objetivos descritos en párrafos anteriores, la inversión para el trabajo de investigación a escala internacional tendrá que aumentar de manera considerable. "Con ajustes por la inflación, el presupuesto del CIMMYT para actividades destinadas a la investigación sobre trigo era tres veces más grande en 1980 que en 2007, debido al recorte de aportaciones por parte de los donadores. En cambio, no creo que los problemas a los que nos enfrentamos hayan disminuido tres veces desde entonces."

Para más información: Hans-Joachim Braun, director, Programa Global de Trigo (h-j.braun@cgiar.org)

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información