Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Concepción del Uruguay

Mayor eficiencia de trilla, menor daño de granos

 

En contra de la recomendación generalizada para optimizar el desempeño de una cosechadora, prolongar las espiras del sinfín para acercarlas a la altura del embocador no siempre conduce a una trilla más eficiente. Al contrario, en cultivos de cosecha gruesa, los prolongadores provocan desgastes desiguales en los elementos del conjunto trillador. Y lo mismo ocurre cuando la captación del material se realiza sin aprovechar la totalidad del ancho de corte del cabezal.

Así lo comprobaron técnicos del INTA Concepción del Uruguay –Entre Ríos–, en un trabajo relacionado con el desgaste de los componentes del sistema de trilla convencional, mediante el estudio de cinco máquinas. Las diferencias observadas en el deterioro fueron del 20% y 6% para máquinas con y sin prolongador, respectivamente, lo que implica un desgaste más homogéneo en el último caso.

En el país, la cosecha de granos es mayoritariamente realizada por empresas contratistas, con máquinas que registran usos de gran intensidad: superan las 900 hectáreas por año. “Por eso, sus distintos componentes sufren desgastes que, además de elevar los costos, disminuyen la calidad del grano obtenido”, dijo Oscar Pozzolo, principal autor de la investigación.

En las cosechadoras convencionales, el conjunto cilindro-cóncavo es fundamental para el proceso de trilla. Su configuración más habitual es la de barras o esplangas, pues se adaptan a la mayoría de los cultivos.

Como el conjunto trillador tiende a desplazar el material a los extremos, por los ángulos de las estrías en las barras, la alimentación se concentra en el centro del cóncavo, evitando que ingrese en todo el ancho del sistema y la sobrecarga de los extremos.

De las cinco cosechadoras evaluadas, con distintos grados de desgaste, todas presentaban mayor deterioro en el centro de las barras que en los extremos, determinado por la concentración en el ingreso del material. “Esto indica que prolongar las espiras, para que los ángulos de las estrías dispersen el material en el cilindro, no optimiza la trilla”, indicó el técnico, ya que “el objetivo debe ser que el material ingrese y sea trillado en forma uniforme”.

Al desgastarse, las barras reducen la efectividad de la trilla y, para compensarlo, se aumenta la velocidad del cilindro. Sin embargo, esto genera mayor rotura de granos, pérdidas de cosecha y menor capacidad de trabajo. “Además, debido a que el costo elevado de esos componentes dificulta su reemplazo, es frecuente observar desgastes excesivos y notoriamente desuniformes, lo que encarece el mantenimiento”, completó.

Informes: Oscar Pozzolo, opozzolo@correo.inta.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información