Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Pergamino

Resumen de Jornada de Actualización en Soja realizada por el INTA y AIANBA

 

En la sede de la Asociación de Ingenieros Agrónomos se abordaron temas de nutrición, control de malezas, calidad de semillas y enfermedades.

El jueves 22 de octubre en la ciudad de Pergamino los Ings. Agrs. Silvia Distéfano, Claudia Carraceda, Gustavo Ferraris y Juan Carlos Ponsa disertaron sobre los principales aspectos a tener en cuenta con miras a la venidera campaña de soja.

Un buen número de profesionales asistieron a esta actualización técnica organizada por la Asociación de Ingenieros Agrónomos de la zona Norte de la provincia de Buenos Aires y la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino del INTA.

 

Nutrición

En primer lugar el Ing. Agr. Gustavo Ferraris del INTA Pergamino se refirió a temas relacionados con la nutrición del cultivo. "Criterios para el manejo de la nutrición y la identificación de ambientes con potencialidad de respuesta a la fertilización en Soja" fue el título de su exposición y tras ella comentó que “El objetivo fue repasar los conceptos que hacen a la nutrición como una herramienta para mejorar el crecimiento y la productividad de la planta; y por otro lado pretendimos lograr la identificación de aquellos criterios que llevan a identificar situaciones con mayor probabilidad de respuesta”.

 

-¿Qué recomendaciones propician?

-En primer lugar hay que buscar  crear un ambiente con capacidad de rendimiento y por lo tanto capacidad de generar una demanda de nutrientes para luego decidir la aplicación de un insumo. Hay que caracterizar el ambiente, ver condiciones de suelo, pero también evaluar el clima y el agua que tenemos.  Ver las características del cultivo, nos permitirá tratar de hacer lo más eficiente posible el manejo, eso contribuye luego al uso eficiente de nutrientes.

 

-¿Cuáles son las mejores estrategias para el manejo de inoculantes?

-Sembrar las variedades más adaptadas al lugar siempre ha dado buenos respuestas. Hacer un paso de los inoculantes simples a los que tienen protectores bacterianos o directamente la inoculación en el surco, son estrategias que permiten aumentar el número de nódulos activos, con lo cual luego la fijación se hace más eficiente.

Y como factor muy asociado, vimos que el agregado de fósforo potencia enormemente la fijación biológica de nitrógeno, a veces más que la propia inoculación.

 

-En su exposición también hizo referencia a la forma de aplicar fertilizante para evitar riesgo de fitotoxicidad sobre la semilla.

-Sí, la semilla de soja es sensible a la presencia de fertilizantes en la línea de siembra. Lo recomendable es separar los fertilizantes de la línea de siembra. Si eso no es posible, cosa muy frecuente con la maquinaria actual tendiente a reducir el espaciamiento entre hileras, debemos tomar otras precauciones como no hacer dosis excesivas o seleccionar aquellos fertilizantes que sean menos fitotóxicos.

 

Control de malezas

La continuidad estuvo dada por la presencia del Ing. Agr. Juan Carlos Ponsa quien propuso analizar el “Manejo de malezas en el sistema de producción”.

En esta línea el especialista recomendó “Considerar esto como un sistema, compuesto por barbecho, cultivo de soja. Debemos trabajar desde la anterior cosecha de soja o maíz partiendo con el control de malezas en el barbecho, haciendo este lo más temprano posible, de manera tal de guardar humedad en el suelo, evitando que las malezas proliferen y crezcan haciendo luego necesario una mayor cantidad de dosis y productos para controlarlo”.

 

-¿Cómo se trata el segundo paso, el de la siembra?

-Aquí tenemos que –en algunos casos- dejar algún producto residual en mezcla con el glifosato, dado que la competencia de las malezas inicialmente es importante. Así combatiremos la reducción de rendimientos que rondará los  5 a 6 quintales por hectárea.

 

-¿Qué recomendación se puede hacer para la post emergencia?

-Generalmente se hacen dos aplicaciones de glifosato solo. Si ya hicimos el residual anterior, tal vez con sólo una de repaso solucionaríamos el problema. Ahí habrá que tener en cuenta el historial del lote. Pero, también se puede trabajar en post emergencia temprana, es decir a partir de los 23 a 30 días de la siembra sino apliqué un residual, entrar ahí con glifosato y algún residual, tener ahí un residual para alargar o evitar los nuevos nacimientos que vendrán posteriormente. Así cerramos el cultivo de soja, pero a veces no lo solucionamos totalmente. Han aparecido algunos casos de malezas tolerantes que son de difícil control. Esos son casos específicos, pero tenemos varios ensayos que nos permiten conocer cómo abordarlo, existen soluciones, pero más allá de ello lo más recomendable es ir haciendo soja con algún maíz, para ir mezclando herbicidas, o bien no usar siempre glifosato solo sino hacer mezclas para evitar que sea siempre el mismo tipo de herbicida o su accionar actué  sobre puntos de acción en la planta y produzca tolerancia o resistencia.

 

Calidad de semilla

Uno de los temas que más preocupa a los productores es la calidad de semillas, la cual no sería óptima en esta ocasión. “Directrices de la calidad de semillas y evaluación de la presente campaña” fue el título de la charla de la Ing. Agr. Claudia Carraceda.

“Este año el efecto devastador que ha hecho el clima, hizo que el productor se encontrara con semillas que están por debajo del umbral de humedad necesarios para un almacenamiento estable en el tiempo”, manifestó Carraceda, agregando que en la “zona de Colón, Hughes, Wheelwright, Pergamino, el porcentaje de humedad estuvo por debajo del 7% de mínima y 13% de máxima”.

 

-¿Qué perjuicio ocasiona esto?

-Esto nos indica que la semilla ha sufrido un estrés por esa deshidratación violenta sufrida en el campo y eso modifica sustancialmente el proceso de germinación. Pero además, a esto se sumó que ha aumentado la incidencia del daño de chinche, un daño muy notorio se pueden observar manchas características similares a gotitas de aceite. Esto afectó en distintos estadios la formación de la semilla, y trae aparejado el daño en sí mismo, la toxicidad de la saliva de la chinche y además facilita la entrada para el inóculo de patógenos.

 

-Ante este panorama, ¿qué se recomienda teniendo en cuenta la escasez de semillas?

-Aconsejamos que conozcan la calidad de la semilla. Debemos conocer las limitantes que traen estas semillas; ello permitirá que la acompañemos luego con todas las tecnologías disponibles actualmente. Además debemos tener mucha precaución con el uso de fertilizantes, estos aumentan la concentración salina en la línea de siembra. Esta semilla necesita hacer una germinación suave y lenta, de manera que pueda reestructurar la semilla y ponerse en condición para salir fuera del campo.

 

Enfermedades

La última exposición de la jornada fue para la Ing. Agr. Silvia Distéfano quien trató “Enfermedades en el cultivo de Soja”. Sobre el particular, la especialista se basó en dos enfermedades puntuales como son Mancha de ojo de rana y Muerte repentina.

La Mancha de ojo de rana fue una de las principales enfermedades de la campaña pasada y ello generó un importante caudal de información para su correcto tratamiento.

“Pudimos evaluar todos los cultivares existentes en el mercado y contamos con experiencias de control químico positivas”, explicó Distéfano.

 

-¿Qué surge de ese análisis de experiencias?

-Podríamos decir que existen variedades de muy buen comportamiento, con lo cual la solución sería cambiarlas. El problema es que hay pocas variedades disponibles, hay pocas semillas.

La otra herramienta que nos queda es la aplicación de fungicida, todos han dado muy buen resultado. Pero lo que destacamos es hacer controles en floración, puesto que esta enfermedad es muy rápida tanto en su aparición como en su evolución. En la campaña pasada generó perdidas de hasta 8 quintales de rendimiento. Con una buena aplicación y una buena decisión del producto estaría solucionado. Esto último es importante porque los productos tienen distinta residualidad.

 

-¿Porqué eligió exponer sobre Muerte repentina?

-Este tema lo trajimos porque cada año se incrementa su aparición, no hemos perdido lotes pero nos preocupa que muchas de las variedades que se siembran en este momento son susceptibles a este patógeno y no hay muchas alternativas más que la de cambiar de variedad.

Es decir, que no hemos visto mejoras con tratamientos, o con cambio de fecha de siembra, se da en cualquier fecha y tenemos la idea de que en los lotes más productivos presentan mayor cantidad de problemas.

 

-¿Qué características tiene esta enfermedad?

-Es un hongo de suelo, se da mucho en los años más húmedo, no lo estamos transmitiendo por semilla, aunque sí lo llevamos si ésta va sucia con partes de suelo. Y el otro factor es el viento.

Sucede que estamos sembrando en nuestra zona una variedad que es la más susceptible, y como esa variedad es muy rendidora el productor la cambia muy poco. Cada año se incrementa un poco más en el mismo lote la presencia de la enfermedad. A esto se suma que no se hace prácticamente ninguna rotación.

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información