Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Oliveros / Balcarce

Refrigeración artificial en silos muestra excelentes resultados en ensayos

 

Acorta el período de enfriado y reduce las pérdidas de peso.

Técnicos de la AER Totoras –perteneciente al INTA Oliveros, Santa Fe– y del INTA Balcarce –Buenos Aires– documentaron la primera experiencia nacional de enfriado de un silo mediante un equipo de refrigeración artificial. Durante la experiencia, 1.200 toneladas de maíz fueron refrigeradas, reduciendo uniformemente su temperatura, desde 24,3 a 13,8 ºC, lo cual representa un gradiente de a -10,5 ºC, con un costo total de $1.076, equivalente a 90 centavos por tonelada.

La temperatura y la humedad del grano son las principales variables que condicionan la duración del período de almacenaje, debido a que afectan el metabolismo de los granos y de los organismos que viven entre y dentro de ellos. Así, si esos factores son elevados, habrá mayor pérdida de peso, menor calidad y un tiempo de almacenamiento más corto. Si bien ese período puede extenderse mediante el control de la humedad, también puede hacerse disminuyendo la temperatura de la masa de granos.

En este sentido, además del análisis del costo que implica el uso de esta tecnología, el trabajo tuvo como objetivos recopilar información técnica del proceso de refrigeración de un silo de maíz y determinar el consumo total de energía del equipo a lo largo del ciclo de refrigeración.

El equipo refrigerador IMEG S. A. –desarrollo nacional– se conectó al silo a través de un conducto de 600 mm de diámetro y, dentro del silo, el aire se distribuyó a través de los conductos de aireación preexistentes. El equipo fue programado para insuflar aire a 11 °C y 65% de humedad relativa. El monitoreo de la evolución de la temperatura se realizó con el sistema de termometría instalado en el silo y, complementariamente, con muestras extraídas mediante un calador sonda. Sobre las muestras extraídas, también se midió la humedad del grano.

Durante el ciclo de refrigeración –que duró 104,5 horas–, la temperatura ambiente diurna fue, en promedio, de 23 °C, con picos de hasta 29 °C. Las tablas del sistema de termometría permitieron observar la disminución de la temperatura de manera uniforme en el granel. El gradiente de disminución fue de 10,5 °C –de 24,3 °C a 13,8 °C–. Respecto de la humedad del grano, las muestras extraídas al inicio fueron de 13,7% y 14,3% en la parte inferior y superior del silo respectivamente. Al finalizar el ensayo, el promedio de humedad en la parte inferior y superior del silo fue de 14,7% y 14,1% , respectivamente.

El consumo del equipo se modificó de acuerdo con la capacidad de entrega de aire según las condiciones ambientales. El promedio relevado fue de 29,64 Kw determinando un total de 3.097 Kwh, que dividido por las 1.200 tn refrigeradas, arroja un consumo especifico de 2,58 Kw/tn. Para el cálculo de costos, se tuvo en cuenta los costos fijos surgidos de la necesidad de contratar potencia adicional y el costo variable que depende de las tarifas diferenciales por Kw según el horario y el consumo del equipo. Teniendo en cuenta todo esto, el ciclo de refrigeración insumió un costo total de $1.076, determinando un valor por tonelada de $0,9, lo que evidencia la conveniencia de su implementación.

Esta forma de refrigeración presenta importantes ventajas: reduce las pérdidas de peso -por la menor actividad metabólica-, disminuye la reproducción de insectos y hongos -se minimiza la necesidad de aplicación de insecticidas y se reducen los riesgos de contaminación del grano con residuos químicos, lo cual reduce costos- y acorta significativamente el ciclo de enfriado –independientemente de las condiciones climáticas externas–. Además, en almacenaje de granos para semillas, permite mantener el vigor y la germinación.

La refrigeración artificial de granos, es una tecnología que tiene ya varias décadas de exitosa implementación a nivel mundial, sin embargo no ha logrado instalarse en la Argentina con toda su potencialidad por insuficiente información técnica, falta de ejemplos nacionales técnicos-económicos comparativos entre refrigeración vs. aireación tradicional y falta de difusión.

En ese sentido, el INTA-Precop, a través de los ensayos realizados, establece un importante inicio de actividad en la temática. Esto permitirá continuar las investigaciones para establecer la adaptación y difusión de esta tecnología en el país.

Informes: Rubén Roskopf, INTA AER Totoras, E.E.A Inta Oliveros (03476) 460208, rroskopf@correo.inta.gov.ar; Ricardo Bartosik, INTA Balcarce, (02266) 439100, rbartosik@balcarce.inta.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información