Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA PRECOP (Proyecto de Eficiencia de Cosecha y Postcosecha de Granos)

Prepararse para el Almacenamiento de Granos y Semilla

 
El almacenamiento de granos es una etapa que a veces se la presta poca atención y durante la misma es muy difícil detectar las pérdidas ya que, en general, nadie compara la calidad y el peso de los granos al entrar y luego a la salida de los silos como para saber si hubo pérdidas o no. Estimaciones hechas por expertos indican que en promedio esas pérdidas están en el orden de 6 a 8%. Este porcentaje representa una pérdida de rentabilidad muy significativa.

Por tal motivo todas las recomendaciones se basan en un esquema preventivo, con lo cual se disminuyen los riesgos de deterioro y los costos de almacenamiento.

El principio del almacenamiento es guardar los granos secos, sanos y limpios. Una vez logrado esto, los problemas de postcosecha se reducen a la mitad.- Son tan importantes las características y condiciones de los granos al entrar al sistema, como la tecnología de postcosecha en sí misma. Cuando se guardan granos sucios (tierra, impurezas, etc.) y con daño mecánico, se favorecen el ataque de hongos, bacterias, insectos y ácaros. Los procesos de deterioro se aceleran.

El almacenamiento de granos es una actividad en la que se debe invertir tiempo suficiente para controlar todo el proceso y tiene como objetivo fundamental la conservación de la calidad inicial de los granos cosechados hasta su entrega, al menor costo posible.

En este sentido, es muy importante destacar cuatro condiciones indispensables para una buena conservación de granos durante su almacenamiento: sanidad, limpieza, aireación, monitoreo (control).

En general el deterioro de los granos no se manifiesta con eventos visibles, como son: la pérdida de poder germinativo, disminución de peso hectolítrico y acidez de la materia grasa. Muchas veces este tipo de deterioro en peso y calidad pasa desapercibido y al momento en que se hace visible, ya es tarde y las pérdidas económicas son más significativas.

En los sistemas tradicionales, entre los que se encuentran los silos de chapa, celdas, silos malla de alambre, galpones, etc. la primera consideración para evitar el deterioro, es que los granos deben almacenarse a humedad de recibo. A medida que sobrepasamos dicho umbral de humedad aumenta el deterioro, principalmente causado por el desarrollo de hongos, levaduras y bacterias. Estos microorganismos necesitan de humedad para crecer y a medida que se van desarrollando, aumentan su nivel de respiración y aumentan la temperatura de la masa de los granos. Esto es muy importante de destacar, ya que el incremento de temperatura de los granos ocurre casi exclusivamente por la respiración de los microorganismos, principalmente hongos (Aspergillus, Penicilum, Fusarium, etc.).

El almacenaje de grano húmedo es un aspecto que frecuentemente constituye un problema a la hora de cosechar, debiendo considerarse el aspecto tanto económico como logístico.

Exige una programación de actividades más ardua que cosechar grano seco, ya que el ritmo de cosecha debería ir acompañado por un mismo ritmo de secado, el cual depende, además del sistema de secado, de la humedad inicial del grano. No es lo mismo secar de 16 a 14.5%, que secar de 18 a 14.5%.

Generalmente no se puede secar al mismo ritmo que se cosecha, por la cual se debe contar con instalaciones adecuadas para manejar el grano "húmedo" hasta que pueda ser secado. En este caso las instalaciones deben contar, además de la secadora, de un sistema de aireación que nos permita mantenerlos fríos a esos granos por un tiempo determinado, hasta pasarlos a la secadora. El principal objetivo de la aireación es controlar la temperatura del granel: enfriarlo y uniformarlo, no seca. Mientras, que un sistema de secado nos permite eliminar la humedad excesiva de los granos en el corto plazo. Por tal motivo es importante, a la hora de diseñar la planta de silos, saber que los ventiladores para secado deben tener un caudal de aire muy superiora los de aireación. Además los techos de los silos deben tener las ventilaciones necesarias para permitir la salida del mismo caudal de aire que el que entra.

Para hacer mas eficiente el proceso de aireación y secado, lo adecuado es ingresar grano limpio para evitar la acumulación de material fino en el centro del granel (dificulta el pasaje de aire). En algunos casos conviene colocar desparramadores de granos (evita la acumulación de material fino en el centro del granel). Además el uso de termometría es esencial para detectar posibles aumentos de temperatura en el granel. Otro aspecto a considerar son las condiciones del aire ambiente para airear: la humedad relativa (H.R.) debe ser inferior al 70%, o de lo contrario cuando se cuente con 5°C o más de diferencia de temperatura entre el aire que entra y el grano (aire más frío que el grano), independientemente de la H.R. del aire.

Por otra parte, es necesario en este tipo de almacenamiento, hacer un control estricto de los insectos, ya que perjudican en gran proporción a los granos. Realizar una buena limpieza y desinfección de las instalaciones previo al ingreso del grano. Realizar tratamientos preventivos en el grano. Utilizar la termometría y la toma de muestras como una herramienta de diagnóstico temprano de posibles focos de infección de insectos. Es muy importante NO exceder las dosis de insecticidas recomendadas para evitar la contaminación de los granos.

Por otra parte, en el almacenamiento de granos en bolsas plásticas, se requiere un adecuado llenado de la bolsa para expulsar la mayor cantidad de aire posible, no dejando "floja" la bolsa ni tampoco sobrepasando la capacidad de estiramiento aconsejada por los fabricantes.

El lugar donde se ubica la bolsa debe ser lo más alto posible, lejos cualquier posible fuente de rotura. El piso debe ser firme y liso, para que permita un buen armado de la bolsa y no se rompa en la parte inferior. Esto también facilita el vaciado de la misma. Como regla general, la humedad con la cual se deben almacenar los granos no debe sobrepasar la humedad base para la comercialización. Cuanto menor es la humedad del grano, mejor será la conservación y mayor el tiempo disponible para guardarlos. Cuando se trata de semillas las condiciones son aún más estrictas. Lo mismo que para el almacenamiento tradicional, la calidad inicial del grano juega una papel muy determinante para la eficiencia de este sistema de almacenamiento.

El aumento de la temperatura y el contenido de humedad de los granos actúan favoreciendo los procesos de deterioro. La temperatura puede variar de acuerdo a la ubicación geográfica o de acuerdo a la época del año. La temperatura ambiente baja disminuye el riesgo de deterioro.

El control de calidad oportuno y bien dirigido diminuye riesgos. La base de un buen control de calidad, para todos los sistema de almacenamiento, está en conocer perfectamente la calidad inicial de los granos en el momento de almacenarlos (humedad, daño, impurezas, etc.).

Esto se observa y se registra a medida que se va llenando el silo y/o la bolsa. De esta forma sabremos cuáles son las partes mas predispuestas al riesgo y con mayor probabilidad de deterioro. Solamente a esos lugares debemos apuntar para hacer una inspección, la misma se puede realizar mediante el empleo de un calador y controlar así la evolución de la calidad en esos puntos más riesgosos. Otro sistema mas evolucionado es realizar el monitoreo midiendo la concentración de CO2 (Anhídrido Carbónico). Esto ha sido desarrollado por el PRECOP. Este método se fundamenta en que la concentración CO2 está relacionada con el deterioro de los granos. A mayor concentración, mayor riesgo de deterjo. Consiste en la detección temprana de situaciones de riesgo mediante el uso de equipos portátiles de medición de CO2, esta técnica tiene alta sensibilidad para determinar condiciones de almacenamiento riesgosas. No daña la integridad del plástico y tiene mayor practicidad lo cual nos permite el monitoreo de 15 a 20 bolsas plásticas por hora.

Autores:
Ing. Agr. (Ph.D.) Cristiano Casini, Ing. Agr. Diego Mauricio Santa Juliana. Ing. Agr. (Ph.D.) Juan Carlos Rodríguez. Ing. Agr. (Ph.D.) Ricardo Bartosik.
Proyecto PRECOP II  - Hacia la Industrialización del campo
INTA EEA Manfredi.

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información