Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

INTA Pergamino

Capacitación: Soja, diagnóstico y manejo de enfermedades

 

En el INTA Pergamino se desarrolló un taller en el marco del Programa Nacional de Roya de la Soja. La Mancha Ojo de Rana ocupó un lugar importante en la jornada. También la Roya detectada en la zona de Pergamino.

Los disertantes fueron el Dr. Antonio Ivancovich (INTA Pergamino); Ing. Lucrecia Couretot (INTA Pergamino); Ing. Silvia Distefano (INTA Marcos Juárez); y la Ing. Margarita Sillón (Universidad Nacional del Litoral), contando con la colaboración de Andrea Rubio, Hernán Russian, Marcos Mandrile y Cesar Berardo bajo la coordinación del propio Dr. Ivancovich y el Ing. Sebastián Corvo Dolcet (SAGPyA).

“Generalmente en verano realizamos este tipo de talleres que tienen mucha participación en el campo, y en invierno más centrado en laboratorio. Cada año tenemos cosas nuevas. El objetivo de este taller es el diagnóstico, con diapositivas; la segunda parte es con trabajos en materiales herborizados; y la tercera y última etapa consta del trabajo a campo, haciendo diagnóstico sobre el lote” comentó el Dr. Antonio Ivancovich.

 

Manejo de enfermedades

A primera hora el tema central fue manejo de las enfermedades. Allí se destacó la importancia de las enfermedades en el agroecosistema, como así también las estrategias de supervivencia de los principales agentes causales de enfermedad y se expuso el manejo de las enfermedades de los cultivos como una estrategia de manejo del agroecosistema.

El tema fue abordado desde el manejo integrado de enfermedades, los mecanismos y modos de acción de los fungicidas.

Quien coordinó esta etapa fue la Ing. Agr. Margarita Sillón de la UNL quien indicó que la idea fue presentar “manejo integrado de enfermedades, partiendo de las semillas y en eso pretendemos que se tome conciencia de la cantidad de enfermedades que pueden ser transmisibles por semilla”.

 

-¿Y en qué punto se hace importante el control químico?

-El conocimiento es la mejor estrategia que podemos adoptar para después poder tratar el problema, recién ahí pasaremos el control químico para no entender el uso de fungicidas como la única herramienta disponible sino como una de las necesarias y de emergencia a las que recurrimos cuando el cultivo está afectado en pie. Pero que debe ser entendido dentro de todo un marco bastante más amplio que su solo uso.

-En base a ello, ¿cuáles son las formas recomendadas para el trabajo?

-Una de las formas más baratas es la genética. Las variedades resistentes, que en muchas de las enfermedades de raíz, de tallo, de ojo de rana dan muy buenos resultados. Por otro lado la rotación, es fundamental en algún momento cortarle el ciclo a los patógenos para que no tengan todos los años la misma comida y de esa forma su ciclo no sean beneficiados. Lo fundamental es aprender que debemos convivir con ellos. No se puede erradicarlos, es un concepto que no existe ya, debemos manejarlos debajo de un umbral en el cual puedan causar daño.

-¿Cuáles son esos umbrales?

-Los cientos de ensayos realizados durante años por el Dr. Ivancovich en INTA Pergamino para Mancha Marrón han demostrado en teoría y práctica que con un 25 a 30% en el momento de formación de vainas se logra el control. En Santa Fe, estamos trabajando en el caso de Cercóspora Kikuchi, prácticamente desde el año ’97 estamos haciendo ensayos que nos demuestran que con el 25% de nivel en el estrato superior del cultivo no lo vamos a poder frenar cuando esta llenándose el grano. Sin dudas ahora vamos a poder sacar niveles para Mancha ojo de rana, la aparición de este año nos entregó muy buena enseñanza para ser procesada.

-¿Cuáles son los principales errores de manejo detectados?

-A la hora de la elección de semillas suele suceder que se olvidan cómo era el lote, qué enfermedades tenía. Ya con el cultivo en pie, el error suele ser el de estirar demasiado la decisión de aplicación de fungicidas. Tenemos que ver siempre que la enfermedad es una consecuencia de la existencia de un cultivo, un patógeno y el clima favorable. Con cultivos de febrero se espera la aparición de roya y se descuida el nivel y avance de las enfermedades de fin de ciclo que son patógenos que están sí o sí en el rastrojo. Ese es el error más grande, esperarlos para la aplicación de fungicidas.

 

Enfermedades de la soja

Enfermedades de fin de ciclo tuvieron un importante espacio y en la continuidad también se abordaron cuestiones relacionadas con podredumbres de tallo y raíz.

“Hicimos hincapié en la Muerte Repentina y Fitóftora. Para estos tipos de enfermedades se requieren variedades resistentes o un manejo cultural del lote”, explicó la Ing. Agr. Silvia Distefano, agregando que “en fitóftora tenemos variedades resistentes, pero también hay muchas razas y normalmente repetir la misma variedad hace que el hongo mute creando nuevas razas volviendo con el tiempo susceptible a esa variedad”.

Según la profesional, la Muerte repentina tiene sus particularidades: “No tenemos resistencia absoluta, pero contamos con un grupo de variedades de mejor comportamiento y es lo que recomendamos. Lamentablemente es la única recomendación que podemos dar ya que cuando hacemos rotación con maíz el hongo sigue igual de agresivo”.

 

Roya

En el marco de la reunión, llegó a la Experimental Pergamino una muestra sobre un caso de Roya de la soja. Así todos pudieron ver en acción a los especialistas con un caso totalmente real.

Consultado sobre el particular, el Dr. Ivancovich comentó que “La Roya en los últimos años ha llegado tarde aquí porque comienza tarde en su origen que es Paraguay y sur de Brasil. Tenemos una estimación de un mes desde que comienza la aparición allí y llega a nuestra zona. El problema este año es que la soja está un poco más atrasada, y a pesar de llegar a la zona un tanto más tarde según calendario el cultivo aún está en una etapa que lo puede afectar”.

 

-¿Qué nos puede decir de este primer caso?

-Esto recién comienza, haremos seguimiento y monitoreo. Nosotros la habíamos detectado en el caza esporas y se da la lógica de entre unos siete a diez días desde que lo vimos hasta la espora. Hasta el momento no genera preocupación, debemos hacer monitoreo y viendo que no se generen nuevos casos.

-Ante esta situación, ¿cuáles son las recomendaciones?

-Hay mucha gente que ya sabe qué hacer, el diagnóstico no se hace a campo, deben sacar muestras y si pueden evaluarlo con lupa. Caso contrario que lo traigan a la Estación o al sitio en el que haya un patólogo que pueda asesorarlos.

 

Una vieja nueva conocida

La aparición en Santa Fe y Córdoba principalmente de Mancha ojo de rana ha sido la ingrata nota saliente de la presente campaña. Por ello ocupó un espacio importante del taller, máxime teniendo en cuenta la presencia de dos profesionales muy allegadas a la cuestión.

La Ing. Distefano aclaró que en Marcos Juárez ya “Veníamos viendo la aparición de la enfermedad desde hace varios años. La primera detección en Córdoba fue en 1983 y digamos que en los últimos tres años venimos haciendo algunos tratamientos en lotes puntuales. Pero nunca nos había pasado de verla en el 100% de un lote tanto de primera como de segunda en todo lo que es el sur este de Córdoba”.

 

-¿Qué ocasionó una aparición de tal magnitud?

-Más allá de las cuestiones climáticas, la falta de rotaciones han tenido mucho que ver, y ese inóculo se ha ido incrementando porque estábamos sembrando en un 80% las variedades más susceptibles.

-¿Qué tan grave fue la presencia de la enfermedad?

-Todavía no está medido, sí vimos que hubo un progreso muy rápido. Tampoco vimos que la soja se entregara antes, aunque sí vimos que están muy manchados el tallo, las vainas, las semillas están dando más del 60% de infección por este hongo. Habrá que tener precaución de llevar esas semillas a un lote que no tengamos la enfermedad. Es muy grande la zona afectada y es una zona con buenos rendimientos, con lo cual habrá mucha producción de semilla lamentablemente infectada.

-¿Cómo se supera esta situación?

-Va a ser muy difícil cambiar estas dos variedades por nuevas porque no va a haber cantidad. Vamos a tener que estar monitoreando y estudiando bien las condiciones climáticas, pues si éstas no se dan poco va a poder hacer el hongo. Igualmente el monitoreo será fundamental ya que en las aplicaciones de este año se llegó tarde  ya que no se visitaban los lotes.

-¿Qué características tendrá que tener este monitoreo?

-Es mucho más sencillo de ver que una roya porque la mancha es más grande. Y como es pareja no hace falta recorrer todo el lote. Se da mucho en las hojas superiores lo cual también hace más simple el control.

 

Contacto

Ing. Agr. Lucrecia Couretot

02477 439026

lcouretot@pergamino.inta.gov.ar

 

Ing. Agr. A. Ivancovich

02477-439022

ivancovich@pergamino.inta.gov.ar

 

Ing. Agr. Sebastián Corvo Dolcet

011- 4349-2227

scorvo@mecon.gov.ar

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información