Inicio  |   Agregar a Favoritos  |   Recomendar Sitio

   |     

 

 

 
 

Volver Atrás ◄◄

 
 

Información para Productores y Semilleros

 
 

ASAGIR (Asociación Argentina de Girasol)

Informe Económico Girasol: Las buenas noticias vienen de afuera

 

El Programa deficitario del Gobierno de los EEUU, que inducía un dólar fuerte, ha sido “desplazado” por un modelo público-privado de salvataje a los bancos, que mantendrá un dólar débil. Esta es una buena noticia, si se continúa con una eficiente coordinación internacional en la reunión del G-20 y un desaliento al creciente proteccionismo. Los precios internacionales del aceite de girasol mejoran para el segundo semestre. Comienza a evidenciarse algún entusiasmo en el sector exportador. La política pública nacional sigue discriminando a la cadena de valor del girasol.    

Informe del Lic. Jorge Ingaramo, economista asesor de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR).

El Programa Presupuestario enviado al Congreso por el Presidente Obama, a comienzos de marzo, no fue bien recibido por el sector financiero, ni por Wall Street. A raíz de ello, y a la espera de un déficit presupuestario equivalente a 12 puntos del PBI, las acciones de los principales bancos se derrumbaron, a valores irrisorios. Hubo expectativa de aumento en las tasas de interés consistente con el financiamiento, vía deuda pública, de semejante desequilibrio.

Recién el lunes 23 se conoció el Programa de salvataje de los bancos, a través de una colaboración público-privada que propicia la compra de activos tóxicos, mediante mecanismos de subasta o de licitación, que permitirán morigerar los balances de las entidades financieras y, de esa manera, ir liberando liquidez crediticia. El Programa fue bien recibido por los mercados, que ya habían tomado nota de un aumento del 5,1%, en febrero, en el volumen transado por el sector inmobiliario.

Aunque se demorará en dos meses la puesta en marcha de este mecanismo, todo parece indicar que tendrá posibilidades de contribuir a una recuperación económica. Pese a que la Reserva Federal mantiene tasas de referencia próximas al 0-0,25% anual, lo cierto es que los bancos (para retener a los depositantes, en un marco de desconfianza), pagan valores positivos, comparados con la inflación esperada.

Al cambiar el ánimo de los agentes económicos y brindársele una oportunidad de inversión a tenedores de dólares y títulos públicos, se especula con una rápida mejora en el valor de los activos. No debe olvidarse que los que compraron papeles, con un barril de petróleo a U$S 147 y hoy los tienen en sus balances, tuvieron como contraparte inversores que se los vendieron, habiéndolos adquirido por cifras inferiores. Es imprescindible, para la recuperación económica, que estos “ganadores” comiencen a invertir sus utilidades en activos baratos, al haber logrado una “sociedad” con el sector público y por ende, con los contribuyentes.

Una menor tasa de interés, resultado de una exitosa operación como la descripta, redundará en un valor debilitado de la divisa norteamericana, que siempre será propicio a mejores precios de las commodities. Este “ambiente” es el que viviremos, por lo menos hasta la reunión del G-20, el 2 de abril, donde se tomarán decisiones de colaboración entre países, tendientes a: a) evitar el contagio de medidas proteccionistas, que podrían profundizar la crisis (se espera una caída del 9%, cifra inédita, en el comercio mundial, para 2009), b) generar ampliaciones de capital para organismos internacionales y c) mejores regulaciones para la operatoria financiera globalizada.

Siempre es mejor que estas reuniones se lleven a cabo en un marco distendido, merced a la recuperación que, se espera, podría continuar en los indicadores bursátiles a nivel mundial. Este sería el primer “efecto riqueza” positivo luego del mencionado aumento registrado en febrero de las operaciones inmobiliarias en los EEUU.

En este marco, el precio del aceite de girasol, en Rótterdam, subió a 800 U$S/t, para posiciones cortas y 840 U$S/t para fines de 2009. Registra una prima del 3,8 % con respecto al de soja y cotiza en paridad, si se considera el de canola. Hace un año, las primas eran del 26,2 y del 22,6% respectivamente, lo cual indica no sólo la extrema escasez de girasol, registrada en la campaña pasada, sino también la priorización, en la Unión Europea, del uso de canola y girasol, provenientes de su reciente producción record.

Conviene recordar que si nuestra producción ingresara a los mercados del Hemisferio Norte a valores de, digamos, 820 U$S/t promedio, se estaría percibiendo un precio 18% superior al promedio histórico decenal, previo al inicio de la “burbuja”.

 

Volver Atrás ◄◄

 

 

Enviar este artículo por e-mail

E-mail del destinatario

Nombre del remitente

Mensaje

Formato de e-mail

 
 

 
 

¿Le interesa recibir contenidos similares en su casilla de correo electrónico todas las semanas?

 

Suscríbase GRATIS al newsletter semanal, un resumen de noticias diseñado especialmente para productores, semilleros, asesores, técnicos y toda persona vinculada al sector agropecuario.

 

Suscribir al Newsletter Semanal

 

● Más información